Radio Rock

Nuestro critico Gonzalo Hernandez se mete en el mundo del cine, con la pasión y la obsesión que casi lo cataloga dentro de una nueva parafilia, la que aquí llamamos la Cinefilia, que tendrá varios formatos, por momentos sera video, en otras en audio y en otras, como esta sobre el documental "Maracana", sera escrita.

maracana 1

Sinopsis:

Documental que cuenta los entretelones de la selección uruguaya de fútbol que participó y se consagró campeona del Mundial de Fútbol de 1950, jugado en Brasil. Un repaso, con la voz e imágenes de archivo de los propios protagonistas contando sus vivencias del mundial.

Reseña:

“Maracaná” es un documental que tiene la virtud de volver a contar la historia que ya todos sabemos, pero agregando esos detalles anecdóticos que enriquecen la trama y que hacen aún más importante e increíble la hazaña de la selección uruguaya de fútbol que ganó en 1950 el título de campeona del mundo, consagrándose en el mítico estadio Maracaná, construido especialmente para ser sede de la victoria que todo Brasil presumía que sería para ellos.

Los detalles son más o menos conocidos: una selección que en los papeles no parecía tener mucha chance frente a la aplanadora de la selección brasileña, un estadio con doscientas mil personas enmudecidas con el empate uruguayo y que estallaron en estupor y llanto con el resultado impensable de ese partido; y un Obdulio Varela que capitaneó férreamente al equipo.

El documental, acertadamente, marca los entretelones del asunto. Y para eso no solo comienza con la situación uruguaya en ese momento, contextualizando los acontecimientos, sino que presenta el episodio de la larga huelga de los futbolistas uruguayos que reclamaban mejores condiciones. En esos momentos las relaciones contractuales de los jugadores de fútbol eran pésimas. Estaban a merced de los clubes y lo que ellos quisieran. Sus derechos eran casi nulos. Esa huelga será un quiebre de esa situación, pero también hará emerger a un Obdulio Varela que comenzará a tener una enorme ascendencia sobre los jugadores.

maracana 2

Luego aparecerán las confesiones sobre Obdulio que no quería ir a jugar a la selección y al que el presidente Batlle tuvo que prometerle un empleo público para que volviera a jugar. El espectador ve pasar el pésimo estado físico de una selección que no tenía ninguna mochila en la espalda y estaba distendida. Y eso porque nadie creía que podían salir campeones, así que nadie se lo pedía. Al punto que muchos dirigentes, e incluso algunos periodistas, se volvieron antes de la final porque para ellos el resultado estaba cantado.

Incluso el documental muestra confesiones de los jugadores sobre la situación que se planteó luego de ganada la final: los dirigentes no les habían dejado plata, y tuvieron que hacer una colecta para comprar unos sándwiches y una cerveza y poder improvisar una celebración.

 “Maracaná” tiene una estructura sumamente equilibrada donde hay contexto histórico y social, donde está la perspectiva de los ganadores pero también de los perdedores. Y todo ello en un collage de imágenes de archivo que la muy buena edición de Guzmán García (a quien públicamente Varela y Bednarick destacaron como “el tercer director” del documental) sabe distribuir  manejando eficientemente los tiempos de las distintas fases del documental generando un formidable “crescendo” hasta el segundo gol uruguayo en la final de Maracaná.

El episodio sobre el que trata este documental forma parte de uno de los mitos sociales más importantes del imaginario nacional de un país pequeño que nació como “estado tapón” y cuya independencia le fuera “otorgada” desde fuera. El documental muestra, aunque no parece proponérselo, los elementos que permiten ligar este momento mítico de la contemporaneidad uruguaya a la gesta artiguista (salvando todas las distancias obvias): un líder carismático a quien nadie cuestiona y en quien se confía ciegamente y que finalmente optará por el ostracismo; un conjunto de seguidores del líder que no alcanzan a conformar un equipo en cuyas fuerzas pueda confiarse de antemano; el descreimiento total de las jerarquías que dan insolentemente la espalda al líder y al resto del grupo; y una conquista impensable que no vuelve a repetirse y a la que somos incapaces de volver.

maracana 3

Hay que destacar, además, que este documental tiene características que ya lo vuelven histórico: en su primera semana en cartelera del circuito comercial ha logrado casi cinco mil espectadores, cosa que ningún documental uruguayo ha conocido antes y ha sido el único documental que ha recibido un preestreno en el Estadio Centenario, en pantalla gigante especialmente construida y con más de diez mil personas. Y por si fuera poco, la gente grita el segundo gol de Ghiggia como si lo viera por primera vez, como si ocurriera en ese mismo momento. Esa explosión de grito de gol, que muestra la forma en que la gente se vincula con el documental, constituye una experiencia sociológicamente sorprendente.

Y tal vez también permite considerar (incluso a la luz de la distribución de las cifras del cine uruguayo reciente) la necesidad de la gente de ver en la pantalla elementos en los que sentirse representada, de los que poder apropiarse simbólicamente.

Un diálogo:

Julio Pérez: Nadie Creía en nosotros. Sólo nosotros creíamos, que éramos los únicos que creíamos en nosotros; más con el capitán que teníamos, que era una coraza eso, Obdulio Varela (…..) Decirle a Obdulio Varela que iba a perder, era capaz que lo agarraba a uno del pescuezo y lo ahorcaba (se ríe).

Una secuencia:

Tal vez toda la parte más fuerte es el relato del desarrollo del mundial en sí. Donde más allá de los diversos momentos de humor, por el tenor de las declaraciones, se va construyendo un clima de tensión que aparece liberado en el gol de Ghiggia. Una muy buena muestra de cómo ir generando un clima de tensión en un argumento con un desenlace más que conocido pero que igualmente ahora el relato vuelve a hacer aparecer como angustioso, impensable y sorprendente.

Lo mejor:

El documental sabe transitar, sin perder el pulso, por tonos muy diferentes (el humor, la pasión, el recuerdo grato, el recuerdo ingrato, etc.) sin que ninguno de esos momentos exceda su lugar. Sin duda un acierto que los testimonios del escritor Galeano y el del historiador Caetano grabados especialmente para el documental (todo el resto es de archivo, recordemos que al día de hoy Ghiggia es el único sobreviviente de los que jugó aquella final) fueron colocados como testimonios con voz en off, sin imágenes, dando relevancia al verdadero protagonista del documental: el pasado.

Lo peor:

Que uno queda con ganas de saber más sobre el impacto que el episodio tuvo en el pueblo brasilero y en el pueblo uruguayo en el momento en que se conoció el resultado. Cierto es que documental no tenía el interés de recostar el relato sobre ese costado del fenómeno, pero las ganas a uno le quedan igual.

Gonzalo Hernández Sanjorge

Ficha técnica:

Título: Maracaná

Título original: Maracaná

Director: Sebastián Bednarick, Adrián Varela

Libreto: Sebastián Bednarick, Adrián Varela, Guzmán García (basado en el libro “Maracaná, la historia secreta”, de Atilio Garrido)

Con: Alcides Ghiggia, Julio Pérez, Roque Máspoli, Obdulio Varela

Duración: 72’

Origen: Uruguay